Consejos para hacer la cesta de Navidad perfecta

Table of Contents

La Navidad está a la vuelta de la esquina y todos sabemos que uno de los regalos más típicos de esta época del año son las cestas de Navidad. Por eso hoy te vamos a aconsejar como hacer una cesta de Navidad original y sorprendente.

Las cestas de Navidad cada vez se están convirtiendo en algo más demandado, y es que se pueden hacer cestas de un montón de cosas y adaptarlas a todo tipo de gustos.

Es por eso que vamos a daros unas pautas a tener en cuenta para que hagas de tu cesta la mejor de todas y que puedas marcar la diferencia con todos los productos que incluyas en ella y en su decoración.

Elige bien el material de tu cesta de Navidad

A la hora de elegir la cesta, no solo tendremos en consideración el tamaño, sino el material con el que está hecha. Probablemente, no te hayas parado a pensar en este detalle, pero te vamos a demostrar que merece la pena tener en cuenta el material que eliges para tus lotes y cestas de Navidad. Las cajas navideñas de madera o cestas de mimbre son unas de las opciones más utilizadas.

Dependiendo del material que vayamos a incluir en nuestra cesta, elegiremos un tipo de material u otro. Pero es verdad que prácticamente todas las cestas de Navidad incluyen objetos y productos bastante pesados.

Por eso, lo ideal es escoger una cesta de madera que aguante bien el peso, o bien decantarnos por una de metal, añadiendo algo de papel de relleno o virutas para que las botellas no vayan moviéndose.

Por otro lado, si lo que queremos regalar es algo de ropa, podemos hacer una selección de prendas y ponerlas en una caja de mimbre o de cartón. Por ejemplo, puedes poner un conjunto de guantes, gorro y bufanda envuelto en una cesta de alguno de estos materiales, con en papel transparente y un lazo.

Selecciona los mejores productos

A la hora de elegir los productos, siempre deberás considerar el presupuesto del que dispones. En función de ello, puedes optar por elegir productos de marca blanca, para las cestas más económicas, o marcas gourmet, para las más caras. Pero en ambos casos, los productos típicos navideños que se suelen incluir son:

  •       Vinos a ser posible de buenas marcas y con denominación de origen para que la cesta de Navidad desprenda clase.
  •       Turrones y dulces: el turrón, desde hace mucho tiempo, se ha convertido en un producto indispensable en cualquier hogar sobre todo durante la navidad.
  •       Jamón: el jamón es un producto que se puede consumir durante todo el año, pero es verdad que los expertos aseguran que los jamones de mayor calidad solo se pueden obtener en unos meses muy concretos, que se concentran entre diciembre y febrero.
  •       Otros productos: quesos u otros embutidos, paté, caviar, conservas, botellas de vino, una caja de bombones, mazapanes, frutos secos… Incluso, según las últimas tendencias, hay personas que optan por alimentos más sanos e incluyen diferentes tipos de fruta.

Todos estos productos podrás encontrarlos en nuestras Cestas de Navidad y Lotes, y estaremos encantados de ayudarte para que encuentres tu cesta ideal.

Los pequeños detalles marcan la diferencia

A veces, este tipo de detalles llaman más la atención por su decoración y por los pequeños detalles que por los productos que contienen dentro. Por eso, lo ideal es decorar con colores de estas fechas, por lo que añadiremos cintas, celofanes o serpentinas de colores rojos, verdes, blancos…

Si has elegido un soporte tipo caja, puedes utilizar un envoltorio de colores llamativos o navideños. Si en cambio has elegido una cesta, te recomendamos añadir algunas serpentinas alrededor.

También, la colocación de cada producto es muy importante. Intenta colocarlos en la cesta de navidad de forma que se vean bien todos. La etiqueta de los productos debe quedar mirando hacia la parte delantera de la cesta, para que quién reciba la cesta pueda ver de un vistazo todas sus delicias. Ten en cuenta cuáles son los productos que pesan más para equilibrar la cesta y que no se rompa por ningún lado.

Tras colocar los productos, intenta rellenar los huecos que hayan quedado con papeles de colores, elementos decorativos, espumillón o un material similar. De esta forma la cesta se verá aún más completa.

Por último, toca envolver la cesta. Te recomendamos que uses un papel transparente para que se pueda visualizar todos los productos que has incluido. Para el acabado, usa un lazo bonito ¡y lista para entregar!